“Pregunta: Soy profesor. ¿Cómo puedo apoyar mejor a alguien que usa la comunicación aumentativa y alternativa (CAA) para comunicarse en mi salón de clases?”

En este momento, estoy tomando una clase en línea: “Historia de la religión en los Estados Unidos desde 1840”. Es completamente virtual y puedo tomarme todo el tiempo que necesito para comunicarme, siempre y cuando entregue las tareas a tiempo. (Y es importante para mí entregarlas a tiempo, a pesar de haber solicitado la adaptación para poder entregarlas tarde). Sí, extraño estar en el campus y poder conocer a otras personas. Sin embargo, estoy en desventaja debido a cuánto me tardo en deletrear una oración. Así que una clase tipo conferencia con opciones limitadas de debates abiertos también sería una buena opción para mí.

Mucha de mi experiencia ha sido en un tercer tipo de clase: el formato en estilo de debate. Este tipo de clase gira alrededor de una presentación, seguida de debates en grupos pequeños entre los estudiantes. He descubierto que este formato es bueno y frustrante al mismo tiempo: bueno porque puedo presenciar las conversaciones y conocer a otros estudiantes y frustrante porque no puedo competir verbalmente. A menudo me pasa que estoy diez temas atrás para cuando termino de deletrear mi respuesta. Se vuelve tedioso.

Otra sugerencia sería que se proporcione una pregunta a la clase o grupo y que les den tiempo a sus usuarios de AAC para redactar algunas oraciones mientras los otros dicen sus respuestas en voz alta. Sin embargo, si el resto de la clase puede compartir algunas oraciones, por favor, concédanme la misma cortesía y no me interrumpan ni acorten mis palabras porque me toma más tiempo comunicarme. He experimentado esto durante años y he internalizado una expectativa de limitar qué tan seguido deletreo en vivo durante las presentaciones o clases.

Sé que hay personas en la audiencia que se cansan de verme señalar cada letra y esto las distrae de lo que estoy tratando de transmitir. ¡Así que tal vez puedan entender mi sorpresa y admiración cuando vi una presentación virtual la semana pasada en la cual un expositor con parálisis cerebral usó completamente su dispositivo AAC durante la hora y media completa! No puedo imaginarme que no haya recibido las preguntas por adelantado… Realmente, he estado pensando mucho en eso. Si hubiera preparado sus respuestas por adelantado, hubiera habido muchas más preguntas que hubiera podido responder en el transcurso de toda la presentación.

Sin embargo, como alguien que usa AAC, sé muy bien el precio que cada letra le costó. También sé que trabajamos mucho más que las personas verbales para producir la misma información y, sin embargo, se ignoran nuestros esfuerzos, los tratan con condescendencia o ni siquiera les pasan por la mente porque se nos valora muy poco como miembros de una comunidad. Así que cuando veo a alguien tomarse el tiempo que le corresponde y responder de una forma que es natural y equitativa en cuanto a la labor de una persona verbal, esto me inspira a analizar las formas en que he internalizado los estándares neurotípicos de comunicación.

Alentaría a cualquier persona que interactúe con personas no verbales o poco verbales a examinar su propio prejuicio en contra de las personas con discapacidades y a averiguar cómo pueden adaptar y hacer que la información más normalizada sea más equitativa. Por ejemplo, tal vez deberíamos cambiar las cosas un poco y empezar a incluir a al menos una persona no verbal en un panel que acepte preguntas y las responda en la forma en que lo hace normalmente en casa o en la comunidad. Tal vez necesitamos recordarle a la audiencia lo duro que trabajamos para lograr lo que la mayoría da por hecho; tal vez no deberíamos tener que luchar por ser escuchados cuanto tenemos tanto que decir.

Skip to content