Warning: filemtime(): stat failed for /srv/users/ocdd/apps/ocdd/public/wp-content/uploads/pe-school/cache/default_e098eb7aef4ad334659c377323bb18caecb12f17.less in /srv/users/ocdd/apps/ocdd/public/wp-content/plugins/pe-school-plugin/less-compiler/Cache.php on line 201

Warning: filesize(): stat failed for /srv/users/ocdd/apps/ocdd/public/wp-content/uploads/pe-school/cache/default_e098eb7aef4ad334659c377323bb18caecb12f17.less in /srv/users/ocdd/apps/ocdd/public/wp-content/plugins/pe-school-plugin/less-compiler/Cache.php on line 201

Es probable que las relaciones sexuales no encuentren un lugar en un IEP. Emocionarse por encontrar una pareja podría no ser algo que esté en la mente de sus trabajadores sociales en su próxima reunión de recertificación. Pero estoy aquí para sostener que el aprendizaje de una persona con discapacidades debería incluir el ámbito de las relaciones y la sexualidad en el transcurso de su experiencia escolar. De hecho, las personas con discapacidades tienen derecho a poder formar relaciones sexuales, a tomar sus decisiones sobre con quién tener sexo y a expresar su sexualidad de la forma en que crean que es adecuado. Esto no es nada impactante ni escandaloso. ¿A poco no es esto algo que la mayoría de las personas quieren para ellas mismas?

El problema es que la mayoría de la gente no extiende su sexualidad y su licencia sexual a las personas con discapacidades. Estamos infantilizados o patologizados, se nos considera inocentes libres de hormonas o personas que tocamos nuestros genitales intensamente sin referencia alguna a lo que es un comportamiento aceptable en público. Hay algunas oportunidades de tener enamoramientos o amistades adorables cuando somos niños, pero la noción de las relaciones o actos sexuales con alguien que tiene una discapacidad tan visible como la mía está fuera de lo que el público puede imaginar. Hay límites invisibles alrededor de las personas como yo que las personas que no tienen discapacidades no cruzan, incluyendo el noviazgo, las amistades, las situaciones con compañeros de cuarto y, en general, pasar tiempo juntos.

No sé por qué, pero culpo a las escuelas segregadas con salones separados para la educación especial.  Porque, si a los niños se les enseña desde una edad temprana que los niños con discapacidades deben permanecer separados por su propio bien, ¿cómo creen que será su apertura para formar relaciones en el futuro? A su vez, ¿a qué se enfrentarán cuando sus compañeros sin discapacidades se enteren de su relación con una persona como yo? Lo más probable es que los elogien por su integridad, su generosidad y su altruismo. Generalmente, se pondrá más énfasis en la tolerancia bondadosa de la persona sin discapacidades con respecto a las deficiencias de la persona con discapacidades y, raramente, se hará hincapié en las contribuciones que una persona con discapacidades puede aportar a la relación, más allá de las banalidades que tienen que ver con cómo le enseñó a la persona sin discapacidades sobre la paciencia y la tolerancia. Es tan desigual y ese desequilibrio se cultiva en la primera infancia. Así que, para afirmar mi derecho natural a expresar mi sexualidad, es importante enseñarles a las personas sin discapacidades que este es mi derecho. Solo cuando el público general apoye esa noción podremos ver que el amor y el sexo entre personas con consentimiento también incluye a las personas con discapacidades.

Parece que las cosas están justo fuera de mi alcance. Una de las cosas más difíciles a las que me he tenido que enfrentar es que es probable que no vaya a tener una relación con una persona sin discapacidades que no sea alguien contratado para ofrecer algún tipo de servicio o apoyo. Muchísimas personas han pasado por mi vida a través de los años, pero a todos se les pagaba o eran parte del personal escolar. Y, sí, de vez en cuando vamos a tomar un café, pero es raro que yo sea el centro de la reunión. (Prefiero no estar en esos cafés porque me recuerda una etapa de mi vida en la que apenas podía funcionar sin que alguien supervisará todos y cada uno de mis movimientos). Los pocos amigos que hice en la preparatoria se mudaron y creo que ser un adulto joven con altas necesidades de apoyo en medio de una pandemia es simplemente la barrera más significativa para formar cualquier relación natural. Además, no me está permitiendo establecer relaciones con otras personas con discapacidades en este momento. Mis pensamientos al respecto están evolucionando constantemente, pero, a veces, realmente me preocupa que nunca vaya a encontrar a alguien que me ame por quien soy realmente, pero sé que esta es una preocupación universal para la mayoría de las personas. Creo que hay alguien allá afuera que hará justo eso, pero, ¿nos lo permitirá la sociedad? Creo que esa es la pregunta más apremiante que queda por ver.


Back to top
Translate »
Skip to content