¿Cuál ha sido su mejor y su peor experiencia al trabajar con organizaciones o personas con respecto a obtener el apoyo que deseas? Como ejecutivos de agencias, ¿qué podemos hacer para asegurarnos de no contribuir a las malas experiencias?

En general, trabajar con las agencias para personas con discapacidades no ha sido fácil. Hace poco, un proveedor de empleo me despidió después de que mi coach laboral renunció con poca antelación. Eso ya de por sí fue malo, pero la forma en que lo hicieron fue impersonal y puso en mí la responsabilidad de la agencia debido a una falta de progreso de mi parte, y la agencia me deseó éxito en mis proyectos futuros. Mi madre trató de obtener comentarios de su parte, pero, aparentemente, el promotor de empleo que renunció no dejó suficiente información o la agencia no tenía acceso a sus notas. En resumidas cuentas, fue una experiencia extremadamente frustrante, y fue especialmente dolorosa debido a que yo pensaba que el promotor de empleo y yo éramos amigos.

En los dos años y medio en que estuve trabajando, tuve cinco coaches de empleo: cinco persona a quienes no tuve otra opción más que aceptarlas; cinco personas a quienes tuve que conocer de nuevo; cinco veces que tuve que volver a empezar de cero al enseñarles a usar el tablero de palabras. Hubo algunas ocasiones en las que se enfermaron, así que mi turno se canceló y perdí ese ingreso. Es muy desafiante mantenerse optimista cuando eres el eslabón más débil en la cadena y el sistema te castiga por esto.

La cuestión es que recibí muy buen apoyo de su parte y estaban contentos con el trabajo, pero seguían yéndose para aceptar trabajos mejor remunerados. Apenas ganaban lo suficiente para pagar la renta si tenían compañeros de vivienda o una pareja con un trabajo mejor remunerado, pero era imposible vivir únicamente con ese salario. Así que lo mejor que ustedes pueden hacer como ejecutivos de agencias es ofrecer salarios competitivos, beneficios completos de atención de salud y tiempo significativo de vacaciones.

También es importante que su personal se parezca a sus clientes, es decir, que reflejen la diversidad de las personas a la que apoyan. Me encantaría ver a personas con discapacidades en la función de promotores de empleo. ¿Quién más tiene esa perspectiva personal sobre lo que ustedes están tratando de lograr?

La mayoría de ustedes son profesionales que han estado trabajando en la comunidad de personas con discapacidades durante algún tiempo y están bien conectados. ¿Por qué no reunirse para exigirle a la legislatura de Oregon que aumente los salarios de los trabajadores de apoyo para que puedan atraer a empleados a largo plazo? Creo que si hay algo que ha quedado claro en este último año, es que las personas ya no están dispuestas a que las manipulen con puestos mal pagados, donde la premisa subyacente es obtener la mayor cantidad de trabajo de ellos con la mejor cantidad de salario posible.

Lo que me parece interesante es que, si valoramos su trabajo y el impacto que puede tener para sacar a las personas con discapacidades del desempleo; si conectamos ese incremento salarial con la mejora de la experiencia laboral, no solo para el promotor o coach de empleo, sino también para las personas con discapacidades que dependen de ellos en su trabajo; si le asignamos más valor a la comunidad de personas con discapacidades en general, esto promoverá los conceptos de inclusión y equidad para miles de personas. Así que, ¿qué les está impidiendo hacer lo necesario para ayudar a las personas como yo?

Skip to content