P: Me interesa mucho la importancia de la comunidad autista y la forma en que las personas autistas verbales pueden apoyar y defender mejor a las personas autistas no verbales.

Niko: Parece que hay momentos en los que la comunidad de personas con discapacidades debe reunirse para abogar por su amplia variedad de miembros y la financiación parece estar al centro de ese diagrama de Venn. Por ejemplo, realmente creo que si la IDEA (siglas en inglés de la Ley de Educación para Personas con Discapacidades) estuviera totalmente financiada, muchos de los problemas a los que se enfrentan las familias —falta de inclusión en la educación general, personal mal pagado y sin capacitación suficiente, ir directamente a la educación especial en el kindergarten, no recibir tiempo suficiente de enseñanza, poca participación con los compañeros típicos y expectativas demasiado bajas para determinar el futuro de los estudiantes cuando están en la secundaria o, incluso, en la escuela primaria— dejarían de ser la norma y serían algo sobre lo que aprenderíamos a través de documentales y clases de historia, parecido a la forma en que podemos aprender sobre el Centro de Capacitación de Fairview o las protestas 504 incluidas en el documental Crip Camp.

Por ahora, enfoquémonos en lo que yo pienso que es el problema actual en cuestión, es decir, la falta de oportunidad para que se cuenten las historias de las personas más marginadas dentro de nuestra comunidad. Con esto no me refiero a que nuestros padres o hermanos las cuenten; estoy hablando de nosotros, las personas que vivimos estas vidas bajo el escrutinio de familiares, personal escolar e, incluso, desconocidos que se sienten incómodos con nuestra presencia. Muy pocas de las personas en mi círculo inmediato tienen discapacidades, así que no puedo comentar acerca de si siento que falta apoyo de parte de los autistas verbales, pero no creo que el problema sea entre las personas autistas verbales y las no verbales. Tengo más dudas acerca de los padres que dominan las historias de sus hijos adultos. Creo que debo señalar que me refiero a las historias de los adultos y no las de los niños, ya que es responsabilidad de los padres tomar decisiones que sean para el mejor interés de sus hijos sin importar si tienen o no una discapacidad. Hay algo importante que necesito aclarar y esto es que los padres definitivamente deben escuchar, leer e interactuar con adultos autistas y tomar en cuenta sus experiencias para cualquier decisión que tomen relacionada con sus hijos autistas. Los padres leen libros sobre todas las posibles etapas en el primer año de la vida de su bebé para estar mejor preparados ante lo desconocido, ¿no? Entonces no debería ser tan difícil seguir el consejo de las personas que viven vidas autistas sin reservas. Después de todo, lo que todos los padres quieren es que sus hijos crezcan y sean personas felices con relaciones sólidas y positivas e intereses que los satisfagan y que, incluso, puedan brindarles ingresos. Puede ser diferente a lo que esperaban, pero, si supieran que la comunidad autista aceptaría a sus hijos de forma amorosa, ¿no les brindaría eso confort? Parece que muchos de los padres quieren centrarse a sí mismos en la experiencia autista de sus hijos incluso en la adultez. Sin embargo, no se me ocurre ningún otro lugar fuera de la comunidad autista donde esto ocurra. Padres, es tiempo de que escuchen las voces de las personas con discapacidades: busquen a los adultos que tengan las mismas experiencias que sus hijos y aprendan de ellos. Estamos aquí y queremos compartir nuestras historias con ustedes. Colóquennos al centro de ese diagrama de Venn.

Skip to content